Recetas tradicionales completamente veganizadas

Recetas tradicionales completamente veganizadas

En las recetas veganas no se consumen productos animales o de origen animal que forman parte de muchos alimentos que constituyen ingredientes clave de recetas tradicionales que han formado parte de nuestra alimentación por muchos años en gran parte de los veganos actuales.

Es por ello por lo que a veces lo que queremos es recrear estas recetas de manera que imiten lo mejor posible la receta que tenemos en mente para volverla a disfrutar.

Por aquí os dejamos algunas recetas tradicionales veganas para que podáis volver a disfrutar de ellas con el mismo o incluso más sabor que antes.

Lasaña vegana

Esta es una receta tradicional que tiene una muy fácil adaptación, puesto que lo único que hay que sustituir básicamente es la carne picada.

En este aspecto tenemos muchas opciones y podemos optar por opciones más o menos saludables, pero todas sabrosas.

Podemos utilizar soja texturizada de grano fino, lo que le dará una textura muy parecida, pero deberemos sazonarla de manera separada para poder conseguir un poco de sabor extra.

Otra forma es utilizar o bien salchichas veganas desmenuzadas, pero que tengan una textura tipo hamburguesa, como más aptas para barbacoa y no las típicas que son lisas o también serán igual de útiles las hamburguesas veganas.

Darán mejor resultado las salchichas o hamburguesas veganas puesto que vienen ya sazonados para darnos la falsa ilusión de que se trata de carne y por ello se camuflará muy bien en la salsa que se pondrá en la lasaña.

La bechamel es la otra parte que tendrá que ser modificada, pero en este caso será más fácil, ya que solamente tendremos que cambiar una leche normal por leche vegetal, y es muy importante que no tenga azúcares añadidos para que no nos dé un toque dulce en la bechamel que, aunque no tenga mal sabor, no recordará a la receta original.

Ensalada rusa vegana.

Es verdad que este es uno de los platos que más puede haber marcado muchas comidas y es que se suele echar mucha mano de él.

Ya podemos encontrar en muchos sitios, y cada vez con más normalidad, mayonesas de calidad veganas, que serán muy importantes para esta receta. El atún es otro punto clave y lo podremos conseguir a partir de soja texturizada también.

En este caso necesitaremos un grano más fino de la soja, por lo que quizá debamos procesarlo con un procesador o batirlo muy poco para conseguirlo.

Cuando esté de este tamaño querido, se le pondrá en un macerado con un poco de aceite, zumo de limón, pimienta, sal, salsa de soja y muy muy importante, polvos de alga nori.

Si no tenemos polvos de alga nori lo que podemos hacer es batir el alga hecha trocitos en un poco de agua que se añada al macerado.

Maceraremos la soja un día para que coja todo el sabor y posteriormente la escurriremos, ya tendremos nuestro atún vegano.

A partir de ahora podremos proseguir haciendo la ensaladilla rusa como siempre solamos hacerla.

Arroz con leche vegano y natillas veganas

Este realmente no cambia en absolutamente nada, lo único que tienes que hacer es cambiar de leche normal a una leche vegetal.

Ten en cuenta que en función de la leche que utilices, deberás ajustar la cantidad de azúcar que normalmente utilices.

Por lo general, las leches vegetales suelen ser algo dulces, asi que deberás reducir el azúcar o cambiar el azúcar por sirope de agave u otro endulzante menos potente.

Si quieres seguir utilizando las medidas de azúcar de siempre asegúrate de que la leche vegetal que has escogido es sin azúcares añadidos.

Las natillas, más de lo mismo, la receta que viene en el paquete o tu receta de toda la vida puede ser modificada simplemente cambiando la leche.

Pizza cuatro estaciones vegana.

Esta pizza tiene principalmente dos ingredientes que no se encuentran en una dieta vegana, por un lado, el queso y por otro el jamón.

Pues bien, los sustitutos podrán ser o bien queso vegano directamente comprado o un queso vegano casero, dependiendo de las ganas que tengas de cocinar.

El queso vegano hecho te puede sacar de un apuro y, además, si bien en otras recetas no es tan convincente, en la pizza se camufla muy bien.

Por otro lado, al hacerlo tú, el sabor no quedará tan convincente, aunque sí bastante bueno y la textura será más agradable, pero aún así, no recordará al queso de una manera muy eficiente.

Mi consejo es que si vas a hacer pizza te decantes por el queso comprado o consigas una muy buena receta de queso casero, a continuación, os dejaré una bastante buena para pizza (no se puede cortar) que os puede sacar de un aprieto.

Como hacer queso vegano casero.

Para hacer el queso vegano casero necesitarás harina de tapioca, leche de coco en lata, levadura nutricional, sal, pimienta, ajo y anacardos, puedes añadirle también un poco de paprika.

Hierve 250 g de anacardos unos 10 minutos. Cuando los quites mételos en la batidora junto con medio vaso de leche de coco, media cucharadita de sal, el ajo, la pimienta y paprika al gusto y dos cucharadas grandes de levadura nutricional.

Cuando esté todo bien batido, teniendo un líquido espeso (si es necesario añadir más agua), pasarlo a un cazo a fuego medio y añadir dos cucharadas de harina de tapioca, remover de manera constante y lenta hasta notar que se vuelve viscoso, como un queso que estira.

Ahí estará listo para utilizar en nuestra pizza. Además, lo que te sobre podrás guardarlo en la nevera de unos 3 a 5 días.

Bien, el segundo ingrediente que nos hará falta es en jamón y bien podemos acudir a un jamón vegano o sustituirlo con salchichas veganas, podemos optar por el seitán que es una opción muy saborosa y nutritiva.

Así, podremos obtener nuestra pizza cuatro estaciones, dividiendo la pizza en cuatro partes en las que pondremos aceitunas, alcachofas y champiñones, siendo el cuarto nuestro seitán, salchichas o jamón vegano.

Patatas alioli vegana.

Las patatas las haremos como siempre, cociéndolas por unos 30 minutos y procedemos a preparar el alioli.

Para esto necesitaremos una mayonesa vegana que utilizaremos en las cantidades que nos parezcan apropiadas para cubrir todas las patatas que vayamos a utilizar, a esta le añadiremos media cucharadita de zumo de limón, un poco de perejil bien cortado y un diente de ajo cortado de manera muy pequeña o hecho puré.

Añadiremos la salsa una vez que las patatas estén frías y cuando lo mezclemos pondremos un poquito más de perejil cortado de manera fina.

Lo meteremos en la nevera y estará listo para comer una media hora después.

Tortilla de patatas vegana

Una tortilla nos saca de un aprieto, es verdad que directamente soluciona una comida para toda la familia y al principio, al dejar de consumir huevo podemos estar un poco desorientados en cómo conseguir hacer una buena tortilla de patatas vegana.

Pues bien, la harina de garbanzos parece ser el secreto.

Estas son las medidas para hacer una tortilla de patatas para dos personas, por lo que si la quieres hacer más grande simplemente tienes que doblar las cantidades.

La patata la puedes pochar un poquito con aceite o hervirla, depende de ti.

De manera separada vamos a colocar en un bol amplio cuatro cucharadas de harina de garbanzo y dos de harina normal de trigo o cualquier harina de tu preferencia, también añadiremos una pizca de bicarbonato de sodio.

Además, pondremos un poco de cúrcuma para darle color y levadura nutricional para realzar el sabor.

Especia al gusto con pimienta, sal y ajo y añade alguna más que te parezca apropiada. Si no, no te preocupes, tiene suficiente sabor así.

Mezcla todo esto bien y ve añadiendo agua hasta tener una masa líquida no demasiado espesa y sin grumos. Cuando tengas esto hecho, pasa las patatas a este bol y remuévelo.

Calienta una sartén antiadherente con un poco de aceite a fuego medio y vuelca el bol en ella.

Espera a que se haga de un lado, cuando observes los bordes hechos puedes darle la vuelta ayúdate de un plato y termina de cocinarla.

Si te apetece una tortilla de espinacas u otras más raras, como de brócoli, pero muy sabrosas, ¡también pueden darles una oportunidad!

Pasta carbonara vegana

Lo que nos limita un poco aquí es que no muchos supermercados cuentan con nata vegana, por lo que podemos hacer una salsa de anacardos casera.

Muchas natas veganas serán un poco aguadas, por lo que si este es el caso de la que escojamos, conviene tener en mente que en la sartén con un poco de harina de maíz diluida en agua podremos espesarla.

Otras, aunque sean de marca blanca son muy convincentes y perfectas para utilizarlas directamente como utilizaríamos una nata normal.

Para sustituír el bacon en esta receta podemos optar por el tomate deshidratado.

Falta elegir la pasta que más nos apetezca, aunque con esta receta los espaguetis nunca son una mala opción.

Otras recetas tradicionales veganas

  • Pisto manchego
  • Gazpacho andaluz
  • Pochas frescas a la navarra
  • Alubias rojas de Cantabria
  • Patatas a lo pobre

Se el primero en comentar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


nueve + 4 =