Menú vegano

Si estás un poco absorbido en la monotonía y deseas un poco de variedad o si simplemente quieres introducir algunas comidas veganas en tu dieta, ¡estás en el sitio correcto!

Te dejaremos un menú completo vegano que podrás realizar en casa sin tener ningún ingrediente demasiado especial. Además, las recetas siempre podrás adaptarlas a tus necesidades, cambiando algunos detalles para que sean perfectas para ti.

Menú diario

Te daremos algunas opciones para un día que simplemente tendrás que tomar como base para transformarlo en cualquier otro día ¡lo mejor de la cocina es echarle imaginación!

Desayuno

Chía pudding que puedes realizar con 3 cucharadas de chía puestas en remojo en un vaso de leche vegetal y un chorrito de sirope de agave. Cúbrelo y a la mañana siguiente estará listo para tomar.

Puedes añadirle un puñado de frutos rojos en el momento de tomarlo o la fruta que más te guste.

Snack

A media mañana conviene tomar algo más de fruta, algún yogur, tortitas de arroz, avena u otras similares. También puedes optar por algunas galletas caseras que hayas hecho o medio pepino cortado en palitos con hummus.

Almuerzo

Sofrito de verduras con tofu crujiente y arroz integral.

El tofu crujiente es muy fácil de realizar, previamente a trabajarlo lo tendremos que deshidratar, esto lo haremos cortándolo en dos láminas, cubriéndolos de papel y aplastándolo.

Pasado un tiempo lo cortaremos en daditos y lo mezclaremos en un bol con harina de maíz y las especias que más nos gusten (si no sabes con qué ir, con sal, pimienta y ajo va bien). Ponlo en una bandeja de horno con papel vegetal unos 15 minutos a 180ºC.

Snack

A media tarde conviene tomar algo más para que no estemos tantas horas sin introducir nada de alimento.

Un batido es siempre una buena opción, por lo que puedes tomar un batido de plátano, leche vegetal de tu elección, una cucharada de semillas de chía, media cucharadita de canela y un chorrito de sirope de agave.

Cena

Para la cena podemos optar por una quiche de verduras.

Podemos hacerla nosotros o comprarla hecha, si optáis por hacerla debéis saber que la harina de trigo será mucho más fácil de manipular que otros tipos de harina.

Pondremos una taza de harina, dos cucharadas de aceite, media cucharadita de sal e iremos añadiendo agua hasta que quede una masa que podamos coger con las manos. Una vez esté hecha, haremos una bola y la pondremos en la nevera por una hora.

Cuando pase este tiempo la estiraremos y colocaremos de manera estirada en el molde engrasado con aceite vegetal (que debe ser apropiado para quiches). Mételo en el horno previamente calentado a 180ºC con agujeritos hechos por un tenedor en la base.

Cuando esté cogiendo color, pero aún no está dorado lo sacaremos para poner el relleno, que consistirá en un sofrito de pimiento, cebolla y calabacín con un chorrito de nata vegetal, si quieres puedes añadirle dos cucharadas de levadura nutricional.

Le falta un toque de horno y lo retiraremos cuando veamos la masa dorada y crujiente.

Se el primero en comentar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


diecinueve − diez =